lunes, 22 de diciembre de 2008

Tradiciones de Navidad

Todo ha empezado el día 22 con el sorteo de Navidad. ¡Qué alegría que tienen los pobres que ganan el Gordo! Y parece mentira la gente que feliz puede ser con cien o doscientos miles de euros, si con eso no da para nada... Pero da igual, solamente con verlos por la tele ya parece que el cuerpo se prepara para celebrar las Fiestas.

¡Que fechas tan señaladas y entrañables para pasarlas con la familia! Ya me dan ganas de que sea Nochebuena para cenar con mis tíos y tías, los primos, las primas, los cuñados.. casi 30 personas, todos reunidos junto a una buena y alegre mesa presidida por papá.

Y ver a las mujeres atareadas entrando y saliendo de la cocina con fabulosos manjares. Mamá siempre ha sido partidaria de que en las fechas más señaladas libre el servicio para poderse reunir con su familia. Y además así podemos estar más tranquilos.

Como siempre el tío Ramón contará sus aventuras de las milicias y el tío Augusto sus safaris en África ¡Me parece que ya ha contado lo de los cinco elefantes más de cien veces! El marido de mi prima Alexia, que es un pobretón y un amargado, siempre trata de fastidiarnos el día con algún comentario estúpido, o tía Engracia se pone pesada con lo de la herencia que según ella le robó tío Ramón, pero incluso eso parece que forma parte de esta tradición tan bonita.

¡Felices fiestas a todos!

14 comentarios:

Ingles Entumecidas dijo...

Si me tocaseel gordo me lo gastaría todo en juguetes sexuales

Ingles Entumecidas dijo...

y en ungüentos para el placer

...antidoto esencial dijo...

Feliz tu, opopermanente, con tus comidas familiares. Yo me voy lejos porque, como tu madre, hago librar al servicio lo quiera o no, y paso de meterme a cocinar para nadie.
Felices días locos.

Inés Toledo dijo...

¿Vais a sentar a un pobre a vuestra mesa?

El opositor enmascarado dijo...

Ya me dijo papá que hoy en día la mayoría de las chicas no sabe ni quiere cocinar.

Antes si que se podía hacer lo de sentar a un pobre, lo recuerdo de mi infancia y la verdad es que era una costumbre bonita. Pero hoy en día la mayoría son unos desagradecidos y no te puedes fiar.

La gente critica estas costumbres pero se hacía con buena intención y daba mucho trabajo, había que asearlos un poco antes, buscarles ropa decente y llevarlos a confesar. Tio Ramón me contó que después de la guerra uno llegó a morirse en la mesa, del atracón que se pegó el muy desagradable.

Este señor Ingles me parece que es un maleducado.

nomesploraria dijo...

¿No le sirvo yo de pobre?

Inés Toledo dijo...

Muchas gracias.

Te prometo que podría cocinar algunas cosas que tal vez serían de tu agrado.

Por ejemplo,
Entrantes: huevos a la mimosa y paté de anchoas y mejillones
Plato principal: chuletas de Sajonia con puré de manzana o acompañamiento clásico.
Postre: copa de helado Melba.
Turrones variados.

Una es tatuada, proletaria, envidiosa y roja, pero muy apañada y femenina. Tengo estilo con tacones.

Tal vez en otras circunstancias... Eso sí, ponemos a Nomes de pobre, ¿de acuerdo?

Inés Toledo dijo...

Jo, ya veo yo a Ingles haciendo comentarios sobre lo de los huevos a la mimosa...

nomesploraria dijo...

Sí, sí, ¡yo quiero ser tu pobre!

ingles entumecidas dijo...

De la única manera que no me gustan los huevos son escocidos.

Urbano el Humano dijo...

TU ALMA es igual a un jardín en la cual siembras pensamientos, Impresiones, conocimientos y creencias. Todo lo que grabas En tu subconsciente se manifiesta en la realidad; es una ley universal.
Soy nuevo en esto de los blogs pero bitácoras como la suya son una inspiración.

Urbano el Humano

treehugger dijo...

Aprovó usted ya las opos?

Hace tiempo que no escribe usted ninguna entrada...

nomesploraria dijo...

Ya casi es Navidad!! Otra vez! Qué alegría! Qué emoción!

nomesploraria dijo...

¿toca usted la bandurria?