martes, 12 de enero de 2010

Preparando la puesta de largo de Isabelita

Ya hace algo más de un año que no escribía nada, no por falta de ganas ni de tiempo (que también) si no sobretodo por la enorme envidia que hay en este país. Me insultan continuamente personajillos de tres al cuarto, me llaman culo gordo y no se que cosas más, y todo esto es obvio que se debe a la envidia que tienen, que les corroe por dentro como si fuera vitriolo.

Yo empiezo este año 2010 con una gran energía, prácticamente seguro de aprobar finalmente las opos a notaría y poder instalarme en el que fue el escritorio de mi papá, empezar a trabajar para lo que me he estado preparando largamente, y poder encarrilar después mi vida personal y afectiva. No me faltan ofertas de chicas (sobretodo del Este de Europa, no se cual debe ser la razón) que me proponen continuamente matrimonio por correo electrónico. Pero mamá me dice que no tenga prisa, que hay muchas lagartas que no quieren a los hombres si no es por su dinero.

El próximo sábado asistiremos a la puesta de largo de Isabelita, la hija de Don Roque y Doña Elisenda, amigos de toda la vida de mis padres. Parece que fue ayer cuando fuimos al bautizo y ya tiene dieciocho añitos. Está hecha toda una señorita y justamente al ver la invitación me acordé del fin de semana que pasaron el verano pasado en la casa que tenemos en el Ampurdán. Me acuerdo de que yo estaba junto a la piscina leyendo el ABC pero no podía evitar mirar de reojo a Isabelita tomando el sol.

El caso es que no han reparado en gastos para organizar una ceremonia sencilla y emotiva en un hotel céntrico que no diré por lo de la envidia. Ya les contaré como fue la fiesta.

No se si desactivar los comentarios, estoy cansado y apenado de recibir tantos insultos. Si hubiera por lo menos una persona que me viera con simpatía..

6 comentarios:

...antidoto esencial dijo...

Ser una persona diferente tiene sus ventajas e inconvenientes; ni caso de las críticas de esos personajillos.
Y no, por favor, no desactive los comentarios, que tengo cosas que preguntarle:

1 - ¿Su papá de usted ya falleció? Lo digo porque sino, van a tener que compartir el escritorio. Me pregunto si habrá espacio para dos sillas enormes, como deberían ser, a tenor de su categoría y, básicamente, por cuestiones de su anatomía de usted y de su papá notario.

2 - ¿No tenia ya una novia?
2B - Entonces, ¿por qué miraba a Isabelita en biquini? ¿Era con babeante lascivia? Pregunto.

3 - Yo espero con ansia la crónica de la puesta de largo.

4 - ¿Qué tipo de móvil y/o artefacto comunicador utiliza?

nomesploraria dijo...

Isabelita estará encantada de compartir su vida y la taza del váter (perdón, quería decir excusado) con un ser de tan enormes y nobles nalgatorios.
Vitriolo rima con Bartolo.

Caruano dijo...

Opositor, yo le entiendo perfectamente. Vivo en una de las zonas más exclusiva del Ampurdán (ahora le llamamos Empordá, por aquello de confraternizar con la plebe), y sólo mencionar tan histórico nombre, provoca urticaria en mis conocidos que piensan que todos somos iguales. Yo, no es que imagine dónde celebraron ustedes la puesta de largo de su Lolita-Isabelita, conozco perfectamente el establecimiento, uno de los más prestigiosos del sur de Europa, con piscina privada en la mayoría de sus exclusivas suittes. Pero una cosa le digo, don Opositor, quizá esta conversación deberíamos tenerla en privado, ya que, un coloquio sencillo y educado como el que pretendo establecer con usted, podría interpretarse como un agravio a esas gentes que no conocen nuestros códigos. Como usted bien dice, vivimos en un país de envidiosos, que por su desidia están en el lodazal donde se revuelcan, no como nuestras familias, que...

Anónimo dijo...

Estimado Sr. Opo,

no he podido dejar de leer todas y cada una de las entradas de su blog y, sinceramente, no creo que al cuerpo de Notarios le haga la más mínima gracia que un cretino de tamaño calibre se una a tan prestigioso cuerpo.

Yo también soy hijo de Notario, y deje que le diga de lo que debería preocuparse el Notariado (i) de la firma electrónica y (ii) en su caso Sr. Opositor, de su nº de IP, porque, repito, no creo que al cuerpo le haga ninguna gracia que Ud. sea un día Notario.

Anónimo dijo...

¿Irá usted a recibir al Santo Padre?
Él lo merece. Qué Dios les bendiga a usted y a Isabelita.

nomesploraria dijo...

¿Cómo van las oposiciones? ¿Ya se ha examinado? A ese paso se le va a poner el culo plano y redondo como una paella vecinal.